Qué ver en Praga

plaza praga

La Plaza de la ciudad vieja, es la plaza principal, la más dinámica y elegante de Praga. Los edificios construidos en el último milenio la han convertido en un digno escenario de los acontecimientos importantes de la ciudad. Aquí se han escrito las páginas más importantes de la historia de Chequía.

El edificio clave de la plaza es el Ayuntamiento, Staromestká radnice, levantado entre los siglos XIV y XV, y que hoy aparece como una secuencia de edificios góticos y renacentistas pintados con colores diferentes, decorados con mosaicos y puertas ricamente esculpidas.

En la torre del Ayuntamiento se encuentra el célebre reloj astronómico. Este mecanismo del siglo XV ofrece su espectáculo después de tocar las horas, cuando en el cuadrante se abren dos ventanas y aparecen las figuras policromas de los Doce Apóstoles, y al lado, las estatuas de la Muerte, el Avaro, el Turco y el Vanidoso acompañan el singular desfile, hasta que un toque de trompeta anuncia que ha terminado la secuencia. En el cuadrante azul, dividido en 24 sectores, algunas esferas señalan la hora y las posiciones del sol y la luna; en la parte inferior hay un calendario con los signos zodiacales.

Desde la torre, de 69.5 m de altura, se puede admirar la ciudad. El lado norte de la plaza está dominado por la blanca iglesia de San Nicolás, terminada en 1735, la espléndida cúpula tiene frescos con la vida de San Nicolás y San Benedicto. En el lado este, en cambio, destacan los pináculos de la iglesia de Santa María de Tyn fundada en 1365.

El famoso escritor Franz Kafka nació y vivió en las cercanías de la plaza, donde frecuentaba el círculo literario que tenía su sede en la Casa del Unicornio de Oro.