Milán, ciudad de la moda

Milán es una de las ciudades de la moda gracias a su conocida pasarela que se realiza anualmente y al gran número de comercios y galerías que se encuentran por toda la ciudad. Sin embargo, también es un destino en el que disfrutar de la arquitectura y la belleza de Italia.

Probablemente uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad es la catedral de Milán. Se trata de una construcción de un tamaño imponente, toda una obra de arte, no se puede ir de la ciudad sin visitarla.

Las personas a las que les guste disfrutar de la pintura deberán visitar la iglesia de Santa Maria delle Grazie, donde podrán ver la Última Cena del conocido Leonardo da Vinci, otra de las paradas obligatorias. El antiguo y bien conservado castillo Sforzesco es otro de los lugares más visitados de Milán, después de que se restaurara se ha convertido en un museo muy visitado que cuenta con obras de diferentes estilos y épocas.

Por último, uno de los lugares más elegantes y refinados de la ciudad es el teatro alla Scala. Se puede entrar para visitar el vestíbulo y los palcos del auditorio. La visita a Milán merece la pena.