Conventos de Morelos

ruta de los conventos mexico

Carlos V tenía en la mente la evangelización del Continente Americano, especialmente concentrado en el centro de México, creando pueblos alrededor de iglesias. Morelos fue el lugar con más concentración de conventos en toda la república, con iglesias, catedrales, de increíble realización. Los primeros en llegar fueron los doce monjes Franciscanos en 1524, que fundaron la catedral de Cuernavaca.

Por ser una orden mendicante, construyeron conventos donde destaca una gran austeridad arquitectónica. Imprimieron como sellos símbolos que están generalmente ligados a sus fundadores, como el cordón franciscano que adorna: jarrones, marcos de puertas, los clavos de Cristo, etc. Algunas de sus edificaciones son la Catedral de Cuernavaca, El Convento de Jiutepec, Tlaltizapán Xochitepec y Mazaltepec.

Los Dominicos, siguieron a los Franciscanos dos años después y se diferencian de los segundos por un estilo rústico y capillas posas arcaicas. Podemos reconocer un convento Dominico por estos símbolos: un medallón con la cruz de flor de lis, símbolo de la nobleza y pureza, un campo de estrellas o lluvia de estrellas, las mismas que bañaron al santo fundador, un rosario, un florón con lirios, entre otros. Los Dominicos Construyeron: El Convento de Oaxtepec, primer convento después del construido en la Ciudad de México, Convento de Tepoztlán, Tetela del Volcán, Hueyapan, Yautepec, San José de Cuautla, Tlaquiltenango.

La última orden llego poco después de 1533, fueron los Agustinos, por no ser una orden mendicante las construcciones de los Agustinos son más suntuosas, con pinturas decorativas en cámaras, pasillos, claustros y techos artesonados en casi todos sus conventos. La mayor parte de los conventos que aún se conservan en Morelos, fueron construidos por esta orden que dejó un legado arquitectónico sobresaliente, siendo el convento de Ocuituco su primera construcción en Morelos, seguida por Yecapixtla, Totolapan, Zacualpan, Tlayacapan, Jonacatepec, Jantetelco, Jumiltepec, Tlalnepantla, Atlatlahuacan, Tlayecac.

El peregrinaje al Corredor de los Conventos del Norte del Estado de Morelos, es particularmente conmovedor en la Semana Santa. Algunos de esas construcciones han sido declarados Patrimonio de la Humanidad.