1000 Km de playas de Cerdeña Italia

playas cerdeña

Durante largos siglos Cerdeña fue una de las islas del Mediterráneo que, por su especial situación geográfica, se mantuvo al margen del desarrollo de la región. Podría hablarse de ella como de una milenaria fortaleza edificada en el mar. Su paisaje, rocoso y salvaje, es el producto de las transformaciones geológicas.

La actual Cerdeña es el resultado de una copiosa mezcla de culturas provenientes de todos los sitios. En las estructuras sociales, religión, costumbres y arquitectura, es posible encontrar restos que atestiguan la presencia de fenicios, cartagineses, romanos, bizantinos, sarracenos, pisanos, genoveses, aragoneses, españoles, piamonteses y austriacos.

Conoce las Playas de Cerdeña:

Cerdeña tiene casi mil kilómetros de playas, en la antigüedad la isla tuvo numerosos e importantes puertos, que fueron la base de una economía fincada en el intercambio comercial. Hoy, el mar es fuente de ingresos de la industria turística. Extensas zonas costeras se han convertido en centros vacacionales de fama mundial como Costa Esmeralda, aunque en proporciones modestas, Nuoro atrae también a los viajeros que suelen llegar a la Playa Gonoma.

Así, en Salcio, centro minero situado en la parte oriental de la llanura del Campidano, junto a zonas donde predominan las montañas de mediana altura y las rocas cristalinas, se halla un antiguo fuerte cartaginés; en Cagliari y Oristano se levantan bellísimas torres medievales, mientras que en Alghero domina, imponente, el Castillo de Bosa, correspondiente a la dominación aragonesa.

Provincias de Cerdeña:

A lo largo de sus tres provincias: Cagliari, Nuoro y Sassari, la isla muestra diversos aspectos. Nuoro, alberga infinidad de aldeas que subsisten gracias al pastoreo, en Cagliari y Sassari la vida se desenvuelve en un nivel más urbano.

Festivales y fiestas en Cerdeña:

Cada pueblo y cada ciudad tienen su propio festival, Cerdeña se caracteriza por tener una cultura heterogénea, visible sobre todo en su folklore y artesanías, el pueblo sardo es especialmente adepto de la celebración de fiestas, éstas, conservan como pocas en el mundo moderno, casi intacta su forma original; la más importante, que es un verdadero acontecimiento en Cerdeña, es la Fiesta de San Efisto, celebrada anualmente en Cagliari cada 1 de mayo.